Proclama la verdad - Campamentos 2018

 

 

Por Karen Natalia Cruz

Colaboradora de Comunicaciones Semilla de Trigo – Colombia.

 

Comunicadora Social y Periodista

 


Hoy en día internet y las redes sociales han permitido que tengamos acceso a un sinfín de información, no importa en qué lugar del mundo estemos, si tenemos una conexión a internet podremos encontrar artículos, videos, imágenes del tema que buscamos. Incluso, si no poseemos una conexión a la red ya es posible contactar a “Google” y hacerle preguntas, como si fuera una llamada por teléfono con otra persona. (En Colombia, esta opción ya es una realidad en zonas apartadas donde la conexión a internet mediante un Smartphone o computador no es posible)

 

Por encima, esto parece una maravilla y en realidad es una gran herramienta para complementar tareas, trabajos o investigaciones, encontrar opiniones en pro y contra de un tema en específico, etc. Tenemos la capacidad de escoger la información que realmente sea de provecho pero es tanto lo que hallamos que, en algunas ocasiones, llegamos a dudar de lo que es verdad y lo que no, y si esto pasa con nosotros ¿Cómo llegará a influir toda esta información en los niños y adolescentes, y aún más en su relación con Dios?

Los datos a considerar.

 

Para empezar, los avances tecnológicos han llevado a que la fuente de consulta por excelencia, facilidad y rapidez sea Internet. Según un estudio hecho por Family.tv en conjunto con Yeep! Kid´s Media, menciona que la penetración de Internet en América Latina creció en un 162% entre 2006 y 2015. 

 

Además, este estudio revela que:

  “Cerca del 35% de los latinoamericanos son niños (0 y 14 años) y adolescentes (entre 15 a 19 años) 26% y 9% respectivamente. Las principales fuentes de contacto con Internet lo tienen en el hogar con el 49% y en la escuela con el 46%. Después de los 12 años, 60% de los adolescentes reciben su primer teléfono móvil y comienzan a interactuar con redes sociales.”  

 

Si bien los niños y adolescentes tienen la gran ventaja de acudir a internet, sabemos que sus puntos de vista pueden variar rápidamente si las fuentes que consultan no cuentan con la suficiente información, es errónea o terminan por acudir a la opinión de sus pares. Por ejemplo, en el caso de buscar datos para sus tareas en internet, los niños de Colombia encabezan la lista.

“Buscar información para hacer la tarea es uno de los principales usos por los que acceden a Internet. Encabezan la región los niños de Colombia con un 51%, le siguen los mexicanos con 48%, argentinos con 41%  y 28% los brasileños; 71% lo hacen por sí mismos y no reciben intervención de los adultos 

 

¿Cómo ayudas a los niños a tu alrededor para encontrar La Verdad en medio de tanta información? ¡Una buena opción sería acompañarles en el proceso de búsqueda!. Parece obvio, pero en ocasiones olvidamos que podemos ayudarles a usar bien las herramientas por su fácil adaptabilidad a ellas. Esto también permite que preveas y les explicas los riesgos a los que están expuestos y cómo los pueden evitar o denunciar.

 

Otra forma es enseñarles a identificar las “buenas fuentes”. Aunque la mayoría de información esta permeada por las opiniones, una forma que ayuda a identificar una fuente confiable en internet es cuando ésta viene marcada por un autor (nombre, apellidos, y en algunos casos su profesión o cargo), tiene una fecha de publicación, pertenece a un sitio conocido (ya sea de periódicos, revistas, universidades, etc), tiene citas o enlaces (cuando vinculan o describen las información que han tomado de otros lugares).

 

Si buscan la definición de términos, acudir a Wikipedia sería la primera opción, pero que esta consulta se quede solo para tener un primer vistazo más no para colocarla como una referencia en las tareas o trabajos de los niños pues cualquier persona puede editar la información que allí se encuentra, procura acudir a la RAE inicialmente. Y en todo lo que investiguen, no se queden con la primera página que vean, verifiquen en otros sitios que la información sea similar.

Es cierto, no podemos ser como policías y agentes de seguridad 24 horas en todo lo que buscan pero estas nuevas generaciones aprenden fácilmente si son guiados correctamente. Un estudio de la Universidad de la Sábana en 2016 dice que “El 40% de los bebés entre los 2 y 4 años tiene contacto esporádico con dispositivos móviles”. 

 

¿Has visto como un niño de esta edad maneja mejor el celular que muchos adultos? Con la dirección de Dios, podemos instruirlos no solo en el manejo adecuado de internet o la tecnología, sino en el conocimiento de Su Palabra, en Sus Caminos. 

 

“Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.”

Prov 22:6

Roles preparados para estudiar La Verdad.

 

En la primera carta de Pedro, cap.5. ver. 15 dice: 

“Más bien, honren en su corazón a Cristo como Señor. Estén siempre preparados para responder a todo el que les pida razón de la esperanza que hay en ustedes.”. (NVI).

 

Cuando los niños están expuestos a tanta información, no solo de internet sino de lo que reciben en sus colegios, es común escuchar sus dudas respecto a temas relacionados con la veracidad de las cosas descritas en la biblia. Por ello es importante que cada uno esté preparado para responder a los niños, adolescentes (y  también a los adultos) acerca de las Verdades que encontramos en la biblia.

 

Por tal motivo, este año nos enfocaremos en “La verdad que nos hace libres” mediante una comisión investigativa que ayudará a los campistas a conocer al Señor, a ser sensibles a la revelación que Él ha dado mediante la creación, la Escritura y la misma vida de Jesús mediante sus roles como científicos, arqueólogos y periodistas.

Nuestro propósito es que los niños y adolescentes investiguen La Verdad registrada en la Biblia, que descubran su autoridad e inherencia y lleguen a ser replicadores de lo que encuentran en ella.

 

Quizás no tienes alguno de esos tres roles pero aprovecha el conocimiento que el Señor te ha dado para guiar a otros a encontrar la verdad. La biblia menciona carpinteros, pastores de ovejas, alfareros, curtidores, comerciantes, médicos, músicos, historiadores, poetas, oficiales, diseñadores, arquitectos, jueces, amas de casa, entre otros, y todos fueron usados por Dios de manera especial para cumplir un propósito ¡ánimo! Dios también puede usar lo que hay en ti. 

 

Te aconsejamos visitar la página answersingenesis.org/es/, la cual proporciona información acerca de temas registrados en génesis y cómo diferentes profesionales en la ciencia (genetistas, arqueólogos, astrónomos entre otros) explican la veracidad de estos sucesos ocurridos en este libro.

 

Si quieres que algún niño asista a alguna de estos campamentos, escríbenos a info@semilladetrigocolombia.com

 

 

Conoce más del programa de campamentos aquí

 

#ContamosContigo

Escribir comentario

Comentarios: 0